Posteado por: sergiotrabucco | junio 28, 2007

*La Ultima Luna, Miguel Littin


Miguel Littin y “La Ultima Luna”EL PUEBLO PALESTINO PODRÍA SER EXTERMINADO
PERO NO SE RENDIRÁ JAMÁS

En pleno trabajo de edición de “La Ultima Luna”, película rodada en Jerusalén, Belén y Beit Saur, y que estará lista a mediados de diciembre, el director de “El Chacal de Nahueltoro”, “Actas de Marusia”, “La Tierra prometida”, o “Sandino” cuenta en forma exclusiva los detalles y contextos de esta producción filmada en medio de ametralladoras de tanques y jeep militares apuntando al equipo, en un clima de guerra para un film que sin embargo apuesta a la paz.

Faride Zerán

La única posibilidad de sobre vivencia en el Medio Oriente se basa en el encuentro y el diálogo, afirma Miguel Littin, mientras vemos las imágenes en pleno proceso de edición de “La Ultima Luna”, la película que acaba de filmar en los territorios ocupados y que narra la historia de dos amigos, uno palestino y otro judío, enfrentados a inicios del siglo 20 a la ocupación turca, inglesa, y luego israelí…
Tamara Acosta hablando en árabe; Alejandro Goic en el rol de Jacobeo, el amigo judío cuyo correlato actual pueden ser los miles de hombres y mujeres progresistas de Israel que están en contra de la ocupación; Francisca Merino en el papel de la militar sionista, más un conjunto de actores palestinos de gran nivel, hacen de este film una apuesta sostenida en la pequeña historia de seres cotidianos apegados a la tierra que luchan y aman con dolor , pasión y sin treguas.
La memoria, los orígenes, la vuelta a la tierra de sus ancestros cruzan esta nueva obra de Miguel Littin, que en un retorno al pueblo de su abuelo paterno, Beit Sahur, emprende uno de sus desafíos más complejos: entregar la dimensión humana del drama del pueblo palestino sin visiones maniqueas y donde la impronta artística y creativa de su autor releva una mirada contingente a un plano definitivamente universal.
La muerte de Edward Said ronda este diálogo, su pérdida es irreparable para la cultura palestina, señala el cineasta, mientras reflexiona en torno a los estereotipos. Sin embargo, la pregunta que se escapa de las imágenes se instala nuevamente cuando los dos protagonistas, el palestino y el judío cuentan los pasos donde el segundo construirá su casa: ¿Se encontrarán alguna vez Solimán, el palestino, con Jacobeo, el israelí? Y entonces Miguel Littin mueve la cabeza y replica apesadumbrado: ¡Quizás tendremos que esperar otra generación¡.

La muerte de Edward Said; el ataque de Israel a Siria; la construcción del muro en Palestina que separa al estilo apartheid a judíos y palestinos; la renuncia de Abu Mazen y el asedio contra Arafat , por citar algunos ejemplos, conforman un escenario de tremenda vigencia a la Ultima Luna , filmada en los territorios ocupados. ¿Cómo logras eludir la coyuntura en esta obra que se va a las raíces para hablarnos del presente?
– Los rayos pueden ser cientos pero la tormenta una sola, el hecho que Palestina exista ocupada por ejército multinacional, multirracial compuesta por jóvenes de ambos sexos de origen argentino, mexicano, sudafricano, centro europeos, norteamericanos, etc., determina la conducta cultural de este pueblo que se enfrenta cada mañana estupefacto a un enemigo que desconoce, y que cambia a diario las reglas del juego de la vida cotidiana obstaculizando así la posibilidad de establecer una forma de vida planificada. Esto es respecto a la economía, a la cultura, a la vida social, etc. Palestina ha vivido en esta situación a través de su historia, antes fueron griegos, persas, turcos, ingleses. Sin embargo, este singular pueblo a diferencia de las culturas precolombinas de América, ha mantenido idioma, comidas, costumbres; como diría Ortega, su cultura; esto da como resultado que todo acto que se realice en Palestina adquiera desde el punto de vista humanista una vigencia permanente; Neruda decía: “piedra en la piedra y en el fondo una lágrima”. Al inicio del rodaje de La Ultima Luna apunté en mi libreta de notas : “En Palestina, las flores crecen entre las piedras. Y tienen espinas”.

Las raíces, la memoria, el exilio son temas recurrentes en tu trabajo…Diría que hay una obsesión por ellos: pienso en Los Náufragos, que trata sobre el exilio interior; o en “El viajero de las cuatro estaciones”, tu novela que algún día será tu próxima película, y que cruza el tema de los ancestros griegos y palestinos en un viaje al exilio sin retorno… y ahora “La Ultima Luna”, que nuevamente se instala en ese vértice del desgarro, pero mirado desde el lugar de quienes se quedaron allá, en su tierra, enfrentando los avatares del siglo…¿Qué te sugiere todo esto?
– La tarde del 31 de diciembre de 2001 deambulaba por el patio de mi casa. Ely estaba lejos, sin embargo su presencia daba vueltas por la casa vacía. Sentí de pronto el desamparo y la orfandad como si me asomara repentinamente al vació del tiempo sin memoria ni identidad; ráfagas de soledad de una intensidad desconocida me estremecieron hasta lo mas profundo de mi ser, entonces de pronto se me hizo visible la imagen del joven palestino Soliman y del joven judío Jacobeo midiendo paso a paso un terreno en las colinas de Judea. Uno vendía y el otro compraba. Uno había estado allí desde el inicio de los tiempos, y el otro regresaba a una tierra que sentía también suya. Era el ir y venir del hombre en su historia de migraciones y búsqueda. Conocía la historia de los que vinieron a Chile en los inicios del ’14. Pero desconocía a los que se quedaron….Fue el inicio……
La imagen de los dos jóvenes apegados a la tierra seca y dura siguieron girando en mi nueva memoria; recordé lo escuchado hacia dos años en mi primer viaje a Palestina, los hechos cotidianos , sus vidas arrasadas por los conflictos de la gran guerra vista por los ojos de pastores, de hombres y mujeres que vivían apegados a la montaña y el desierto; concluí que nunca dejaría de ser uno de ellos; el primer nacimiento es también nuestro primer exilió .Las señas de la soledad están marcadas a fuego en la piel de la estirpe. Es nuestra orfandad. Es inherente a la condición humana.

LOS SECTORES MAS PROGRESISTAS Y DEMOCRÁTICOS DE ISRAEL
ESTAN POR LA PAZ
La dominación turca y luego inglesa , y los comienzos de la instalación israelí en Palestina, constituyen el marco histórico de la película que va desde el ‘14 a los preámbulos de 1948. Sin embargo, las imágenes son actuales: Soliman y Jacobeo, el palestino y el judío unidos por la amistad se ven enfrentados en la guerra. Una guerra que ninguno de los dos quiere, pero que sin embargo se instala.. Filmaste en los territorios ocupados, en tu Beit Sahur, Belén, o Jerusalen,. ¿Crees realmente que es posible ese encuentro entre Soliman y Jacobeo?
– La única posibilidad de sobrevivencia en el Medio Oriente se basa en el encuentro y el dialogo. Los resultados de la guerra están a la vista y nos llenan de asombro día a día. La política de los señores de la guerra encabezada por el señor Sharon y por el señor Arafat ha dado como resultado más violencia, más derramamiento de sangre. Los sectores más progresistas y democráticos de Israel están por la paz, sectores del ejército sobre todo de la aviación se han resistido a seguir bombardeando las aldeas Palestinas, y si bien son sectores minoritarios no dejan de ser significativos. Por otra parte, Palestina prosigue luchando por mantener su autonomía. Aunque se pueda decir que aparentemente no posee un plan estratégico para derrotar la ocupación como sí la tuvo Gandhi en la India, no es menos cierto que su estrategia es la resistencia misma. He visto a jóvenes madres Palestinas enfrentándose a los soldados Israelíes en los check points que intentaban separarlas de sus de sus hijos y, aunque parezca contradictorio, lo hacían con ternura, con furia, con pasión y coraje . Todo al mismo tiempo, y con un sol de mas de cuarenta grados cayendo sin clemencia sobre cabezas de oprimidos y opresores produciendo en estos últimos, confusión locura y pánico y llevando a uno de ellos al limite de los sollozos lo que obligó a los oficiales a desarmarlo y arrástralo hasta lo carros de combate. Toda violencia tiene un límite y esta más que claro que el pueblo Palestino podría ser exterminado pero no se rendirá a jamás. En el plano de la economía , es necesario decir que el 50 por ciento de lo que produce Israel lo consume Palestina. El Estado de Israel es un estado pleno del rigor y modernidad pero la raíz cultural e identidad de la zona es la Palestina musulmana, cristiana y Bizantina. Si Israel quiere dejar de ser la capital de los Estados Unidos en el Medio Oriente necesita establecer la paz con los palestinos, de otro modo tampoco ellos serán libres .Allí está , a mi juicio , la disyuntiva. Así como los acuerdos de paz de Oslo nacieron muerto por impracticables ya que convertía a Palestina en un archipiélago de pueblos separados y desunidos por una carretera controlada por Israel , lo que hacía imposible la unidad territorial y menos aún la unidad política y jurídica, la hoja de ruta sucumbió ante la presión indebida de los EE. U.U., al nombrar a un hombre de su confianza en el gobierno Palestino. Abu Masen no tenía en sus manos los elementos mínimos para formar gobierno y menos aún autoridad. Su fracaso confirmó lo que todos sabían, ratificando una vez mas a Arafat como el único interlocutor válido de los palestinos. ¿Se encontrarán alguna vez Solimán, el Palestino, con Jacobeo, el Israelí?. Quizás tendremos que esperar otra generación.

Las escenas de la familia palestina tras la alambrada nos resultan conocidas, antes y en Europa, fueron otros los que sufrieron el horror, los mismos que hoy levantan muros y alambradas…¿ Cómo te sustraes a la lectura maniquea de buenos y malos cuando filmaste con actores del lugar, rodeado de tanques, y con la policía israelí observándolos casi siempre? ¿Crees posible la paz,? ¿Cómo?
– Los hombres no nacen hebreos o palestinos. Son, en esencia, humanistas. Más allá de los miles de kilómetros de bloques de cemento, vallas de alambres de púas, separaciones o, asentamientos vacíos que disfrazan los puestos militares, confió que primará el deseo o la necesidad de vivir en paz. Cuando filmamos las escenas finales de “La Ultima Luna”, sobre nuestras cabezas nos apuntaban las ametralladoras de tanques y jeeps militares. Nuestro equipo tenía claro que siguiendo una vieja y sabia convicción , no debía mirarlos y había trabajar como si no existieran . Mantuvimos una actitud de absoluta normalidad .De pronto estaban a mi lado y yo proseguía dando las instrucciones de rigor como si se tratase de una película normal. El oficial , en este caso una bella mujer pelirroja, me preguntó en español. ¿qué hacen? Y yo respondí : filmamos una película; ella prosiguió :¿sobre que? Y yo, sobre la fundación del Estado de Israel. Ella replicó ¿Te gusta mi país?..La metralleta en ristre casi tocándome el rostro, las granadas colgando de sus hombros….Entonces, le muestro a los hombres y mujeres que corren empujados por hombres armados con fusiles de utilería, y le digo : ellos no piensan lo mismo. La joven ríe y me dice: Nos quedaremos aquí para cuidarlos. Luego, se da media vuelta y sube al camino y se instala al arrimo de sus tanques. Quienes vean el filme podrán preguntarse cuál era el espejo o, más bien, cuál era el reflejo del espejo.
LA VERDADERA PATRIA DE LOS CINEASTAS ES EL LUGAR DONDE RUEDAN SUS PELÍCULAS
No hay épica en esta película, ni grandes relatos , al contrario. Desde una historia acotada, la vida de una familia palestina y su relación con su amigo judío a quien le ayudan a construir su casa , se arma La Ultima Luna, en una metáfora que alude a la historia actual y donde vemos, por ejemplo, a Tamara Acosta hablando árabe.…¿Cómo surge el guión? ¿Qué ocurre con los actores y su relación con el entorno? ¿Qué te pasa mientras filmas en la tierra de tus abuelos.?
– Como la épica está oculta en los pequeños hechos de todos los días, la vida en los territorios ocupados reside en vencer el temor a la incertidumbre cotidiana donde todo es posible. Me imagino que los chilenos durante la dictadura con las poblaciones en Estado de Sitio vivían situaciones similares a las que vive un palestino que no sabe si puede salir de su casa y cruzar la calle cada mañana. Los niños juegan en las calles, los niños pueden ser baleados en cualquier momento pero como a pesar de todo siguen siendo niños siguen jugando. Filmar en Palestina significa diseñar secuencia a secuencia minuciosamente teniendo a mano tres alternativas diferentes; con el equipo chileno lográbamos llegar hasta lugares prohibidos para los Palestinos. Una de las situaciones mas delicadas fue hacer pasar como chilenos a un grupo de Palestinos para llevarlos hasta el mar muerto, cerca de Jerusalén .No olvidaré nunca los rostros de alegría de los niños , de hombres y mujeres cuando logramos pasar los controles militares y vieron por primera vez las aguas del mar muerto y pudieron flotar en ellas como en los tiempos bíblicos. El magnetismo de esa naturaleza extraña deambula entre las piedras y las flores cubiertas de espinas produciéndome una inexplicable sensación de familiaridad como si nunca hubiese salido de esas tierras. Siempre he sostenido que es característica del cine otorgar pertenencias sobre la tierra o la naturaleza que registras. Verdadera patria de los cineastas es el lugar donde ruedan sus películas . En ese sentido, Palestina lo era mucho más aún pero no sólo para mi, también para el equipo de técnicos chilenos que día a día se identificaba más con la vida Palestina. A su vez , sajuris y betjalíes no dudaron en hacernos suyos, y mas de un corazón se quedo enredado por esas tierras . En unos de esos días, y luego de explicarle a los vecinos de dónde veníamos y que pretendíamos realizar hubo quienes salieron de sus casas con los vestidos de sus abuelas y se lo ofrecieron a Tamara para que se vistiera con ellas y representara a sus ancestros. En un momento de descansó en que entré a un pequeño negocio a tomar una bebida una señora me contó que conocía a Miguel Littin, que era su pariente y me contó de qué trataba su película . Grande fue su sorpresa cuando se enteró por otros que el sajuri chileno del que ella me hablaba era yo mismo. Desde niño escuche las historias de mis abuelos o de tíos que las contaban alrededor de un brasero en nuestra casa de Palmilla, y recuerdo cómo el misterio y la magia impregnaba todo hecho o situación hasta que un día en Barcelona inicié las páginas de un relato para concretarse tiempo después en esa tarde mágica 31 de diciembre del 2002 en que logré visualizar por primera vez a Jacobeo y Soliman, midiendo a grandes trancos las tierras Palestina.

Chile y palestina se cruzan en este film donde se habla árabe. Y en Chile precisamente está la colectividad de origen palestino más grande del mundo, fuera de la del Medio Oriente. ¿Cómo crees que será recibida?
– En un principio éramos turcos , pero el Chile de las raíces andaluzas se abrió como país a los Palestinos y los hizo suyo sobre todo en las provincias. Allí los jóvenes emigrantes encontraron una nueva Palestina y se hacen chilenos pero sin dejar nunca de ser orgullosamente palestinos. Siempre aspiro a que lo que escribo y lo que filmo sea recibido con el mismo cariño por la gente, y ese sentimiento lo comparte el grupo de personas que trabajamos en este filme. Eso es todo, no tengo otra aspiración que dejar un fotograma en el tiempo, una señal que permita al caminante el regreso al final del camino.
Aún está en cartelera una película palestina , “Intervención Divina”, que trata sobre la contingencia y que está estructurada desde una historia de amor en pleno siglo 21. Sin embargo, tanto el lenguajes como la estética resultan muy occidentales, a diferencia de tu film. ¿Qué hace que la película de un realizador palestino resulte más occidental que la tuya…?
-La respuesta esta en el hecho que yo soy mucho más un cineasta que un cinéfilo. La apreciable película de Elia Suliman se inscribe en las corrientes estéticas lideradas por el norteamericano Jim Jarmush, y por lo europeos … sobretodo por los finlandeses Aki Kaurismäki. Yo he querido narrar a partir de la esencia misma de una cultura mágica campesina que le confiere un papel protagónico a la naturaleza : mares que se abren al conjuro divino, ángeles que se estrechan contra las montañas, profetas que levitan desde las piedras negras; es decir las Mil y una Noche y Cien Años de Soledad, Marwan y Neruda , poetas mas cerca de la sangre que de la tinta , como diría García Lorca. No en vano los árabes establecidos en Granada producen la sociedad mas tolerante y avanzada de su tiempo.
Hay una escena en “La Ultima Luna” que resulta entrañable. Soliman, cristiano, y su hermano, musulmán, están de espaldas y arrodillados. Cada uno inicia su propio rito ¿Convivencia pacífica entre cristianos y musulmanes?
-Existe un antigua costumbre en Jerusalén que une a musulmanes y cristianos: todas las mañanas una familia islámica entrega las llaves de la ciudad a una familia cristina. Musulmanes y cristianos están unidos por el mismo anhelo de liberar a su patria de la ocupación. Más allá de las creencias, está la identidad árabe. En el siglo pasado los turcos creyeron que, a través del Islam, podrían separarlos , sin embargo los árabes musulmanes pelearon juntos a los ingleses para liberar Palestina de los otomanos islámicos, y hoy en día luchan unidos contra la ocupación . Quien afirme lo contrario vive en el error. En nuestro equipo trabajaban musulmanes y cristianos y justamente esa escena que tú señalas se produjo una mañana de domingo cuando un cristiano y un musulmán casualmente rezaban juntos unos frente al otro, mientras nosotros los mirábamos conmovidos , mudos sorprendidos frente a la belleza y la nobleza del hombre. Uno era obrero pobre , con cara de chileno, y el otro enjuto y afilado como aguja

LA DESAPARICIÓN DE SAID ES IRREPARABLE PARA LA CULTURA PALESTINA
Pienso en Edward Said, y en su ensayo “Errores y prejuicios” cuando dice que durante décadas América se ha enfrentado culturalmente con el Islam y los árabes. Las más terribles caricaturas racistas difundieron la idea de que son todos terroristas o jeques…Nunca se aceptó allí una historia, una cultura, dice Said, aludiendo a un puñado de estereotipos deshumanizantes impuestos por occidente. ¿Cómo escapar de esos estereotipos que a diario se siguen difundiendo? ¿ Desde el arte y el diálogo intercultural.? ¿Desde la creación y el cine?
– La desaparición de Said es irreparable para la cultura palestina sobretodo por su conexión con la opinión publica de EE. UU. Yo me atrevo a decir que Said , a quien tuve la suerte de conocer, se refería a América del Norte y a su tremendo aparato de difusión sobre todo en Hollywood, dominado por completo por la visión sionista que cada cierto tiempo realiza filmes para recordar el holocausto y recordarle al mundo los sufrimientos del pueblo hebreo, encomiable iniciativa sin duda. La memoria, lo sabemos, es patrimonio de lucha indispensable para mantener la identidad , y nuestro cine latinoamericano tan difamado por especialistas de pacotilla o dictadores de papel ha trabajado intensamente por mantener viva la memoria. Hoy, hemos asistido al conocimiento de Allende a través de la imagen por una generación que apenas había escuchado mal de él. Intentaron suicidarlo nuevamente, sin embargo habló una vez más fuerte y claro; habló de igualdad y de nueva sociedad dejando a los administradores de la globalización mudos y sellados. Volviendo a Edward Said, no cabe duda que gracias a él se percibe hoy en el mundo occidental una mayor comprensión de la cultura árabe, y en cuanto al terrorismo suicida quiero recordar que el año ’52, en Bolivia, los mineros bolivianos desarmaron al ejército poniéndose dinamita en la cintura. Yendo más lejos, en los inicios del siglo en la huelgas del norte chileno los mineros utilizaron la dinamita en la cintura como arma de defensa, hecho que registré en mi filme Actas de Marusia . Dicho esto, también quiero dejar en claro que estoy en contra de todo terrorismo tanto el individual como el terrorismo de Estado utilizado por el gobierno de Sharon, y por Bush, quién por estos días anuncio en la televisión el virtual desembarco en Cuba.

¿Finalmente, por qué La Ultima Luna…y que camino la espera?
– Uno está en la vida para proseguir en la tarea de sus antecesores. Soy un nieto de Palestino que emigró a Chile buscando extender sus raíces. Creo en el hombre y en las causas del humanismo y sentí la necesidad de narrar estas historias como una modesta contribución al entendimiento y a la paz. Pienso que el cine chileno y Latinoamericano están suficientemente maduros como para incursionar en las grandes temáticas que son cruciales para el desarrollo de una nueva humanidad. Esa es la apuesta. Yo me asomo entre las tinieblas otros verán la luz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: